Capacitación
Medidas básicas de Soporte de Vida - Reanimación Cardiopulmonar (RCP)

La resucitación cardiopulmonar es el apoyo básico de vida que se le brinda a una víctima que ha sufrido un paro Cariorespiratorio. Esta se compone de una serie de diagnósticos y maniobras que tienen como fin mantener en forma artificial la circulación de sangre por todo el organismo, y combinarla con ventilaciones de boca a boca para oxigenar dicha sangre, debido a que el paciente se encuentra también en Paro Respiratorio. La RCP se compone de tres diagnósticos y tres maniobras:


1


Diagnóstico de conciencia

Llamar a una ambulancia


A


Abrir vía respiratoria

Hiperextensiones de cuello,
subluxación de mandíbula y
abrir la boca


2


Diagnóstico respiratorio

M.E.S. (miro, escucho, siento)


B


Ventilar de boca a boca


3


Diagnóstico circulatorio

Pulso


C


Comprimir el tórax





Parámetros:

Recién nacidos y hasta el año de vida:

Quince (15) compresiones por dos (2) ventilaciones. Las compresiones son con dos dedos sobre el esternón a la altura de la línea imaginaria que une las dos tetillas. Las ventilaciones se efectúan con el aire que entra en la boca solamente, abarcando Boca y Nariz del bebé (es decir de Boca a Boca Nariz).


Niños: de un (1) año de vida hasta los ocho (8) años:

Se realizan quince (15) compresiones por tres (3) ventilaciones, comprimiendo con un solo talón de mano, de 2 a 4 centímetros de profundidad y el volumen de la ventilación es solamente hasta expedir el tórax, por lo tanto mayor que en el bebé y menor que el de un adulto.


Adultos:

Se comprime con los dos talones de mano, entre cuatro (4) y seis (6) centímetros de profundidad.


Lo escrito tiene vigencia cuando trabaja un sólo rescatador. Cuando se combina el trabajo de dos rescatadores se respetan las normas anteriores, pero siempre efectuamos 5 compresiones por 1 ventilación, en bebés, niños y adultos.